Porqué tu mapa mental del mundo está (probablemente) equivocado

Porqué tu mapa mental del mundo está (probablemente) equivocado

Hay algunos malentendidos geográficos que son sorprendentes y sorprendentemente difíciles de corregir.

La mayoría de nosotros tiene un mapa mental del mundo en nuestras cabezas que hemos usado en algún momento cuando hemos pensado en algún lugar. Pero este mapa mental no es necesariamente fiable. De hecho, muchos de los mapas en nuestras cabezas comparten los mismos errores, algunos de los cuales son bastante grandes y sorprendentemente se resisten a corregir.

Por ejemplo, todos sabemos que Suramérica está al sur de Norteamérica, eso es seguro. Pero quizás pueda sorprenderte el hecho de que virtualmente casi toda Sudamérica está al este de la Florida. Hay muchas posibles razones para preconcepciones geográficamente malas como esta, dice el cartógrafo John Nelson. Mapas mentales son necesariamente simplificaciones, y Nelson sospecha que la mala colocación de las Américas sea en parte como resultado de sus nombres. Después de todo no le llamamos América Sureste.

Casi toda Sudamérica está del lado Este de la Florida, y no al Sur como se pensaría


El padre de Nelson, quien fue un profesor de geografía en la Universidad Central de Michigan, escribió un documento acerca de conceptos geográficos erróneos en 1992 con algunos de sus colegas y una introducción de la madre de Nelson, una profesora de geografía de secundaria. “Yo, de hecho, los recuerdo hablar acerca de la investigación en la cena cuando yo era más joven”, dice Nelson. El recientemente volvió a revisar el documento y colocó un mapa en la página de ESRI de 3 conceptos geográficos erróneos comunes destacados mencionados en el documento, incluyendo la verdadera relación de longitud entre las Américas.

Contienentes mal colocados

Un continente comúnmente mal colocado es África. Los estadounidenses tienden a pensar que África está localizado completamente en el hemisferio sur, similar a Sudamérica. Pero en realidad, alrededor de dos terceras partes de África están al Norte del Ecuador. “África de hecho se extiende en dirección Norte casi a la misma latitud que Norfolk, Virginia” escribió el autor del documento.

Europa es también colocado mucho más al sur en los mapas mentales de lo que realmente está, apareciendo directamente cruzando el Atlántico desde los Estados Unidos. Pero esta, de hecho, más alineado con Canadá: París está más al norte que Montreal, Barcelona a la misma latitud que Chicago, y Venecia junto con Portugal, con Oregón.

Nelson sospecha que el clima puede jugar un rol importante en estos malos conceptos. El oeste de Europa es relativamente cálido por su latitud gracias a las corrientes del golfo, las cuales traen agua cálida del Golfo de México a través del Atlántico y da a Europa el llamado “Clima Mediterráneo”. Esta temperatura más calidad es más parecida al clima de los Estados Unidos que de Canadá.

La mayor parte de África está al Norte del Ecuador, a pesar de que mentalmente es la pensemos más hacia el Sur, directamente en paralelo con Suramérica.
La mayoría de la gente piensa que Europa está directamente enfrente de la costa Atlántica de Estados Unidos, cuando realmente está más al Norte. Venecia, en Italia, está a la misma latitud que Minneapolis, Minnesota como se muestra en la imagen de arriba.

El tamaño importa


Las ubicaciones no son las únicas maneras en las que nuestros mapas mentales están equivocados; también tenemos malos conceptos acerca del tamaño relativo de las cosas. Esto podría ser en parte a la naturaleza bidimensional de los mapas. Aplanar un globo tridimensional en una superficie plana no es posible sin alguna distorsión. Esto es particularmente obvio para mapas que usan ciertos tipos de proyección (formas de representar la curvatura de la tierra en un mapa plano), como la famosa proyección de Mercator, la cual puede encontrarse en los muros de los salones de clase.

Esta mapa de 1912 utiliza la proyección de Mercator, el cual agranda el tamaño de los países cerca de los polos tales como Groenlandia que parece ser del mismo tamaño que América del Sur cuando, de hecho, es solo una octava parte de grande.

Los mapas de Mercator distorsionan la forma y el tamaño relativo de los continentes, particularmente cerca de los polos. Esta es la razón por la que Groenlandia parece similar en tamaño a América del Sur, cuando, de hecho, Suramérica es ocho veces más grande.

Puede que ya hayas estado al tanto de la deformación de Groenlandia en algunos mapas, otras inconsistencias son más sorprendentes. Por ejemplo, Brasil no luce tan impresionante en algunos mapas, pero la realidad es que es más grande que todo Estados Unidos y casi tan larga como Canadá. Y Alaska, el cual luce gigante en los mapas de Mercator, es de hecho tan pequeño como Libia.

La popular proyección de Mercator distorsiona el tamaño relativo de las masas de tierra, exagerando el tamaño de las porciones de tierra cerca de los polos comparado con el tamaño de las que están cerca del Ecuador. Esta imagen muestra que Brasil es casi tan grande como Canadá aunque aparezca más pequeña en las proyecciones de Mercator.

Pensar acerca de un mundo en dos dimensiones también distorsiona la idea de cómo ir de un lugar a otro, dice el geógrafo Anthony Robinson de la Universidad de Penn State. Si dibujas una línea en un mapa plano desde Washington D.C. a Shanghái, China, la ruta más directa parece ser hacia el Oeste sobre Estados Unidos y el Océano Pacífico. Pero Robinson dice que él ha estado en muchísimos vuelos a Asia donde la gente se sorprende de oír que el piloto dice que están sobrevolando el Polo Norte. Cuando se mira un globo terráqueo, en lugar de un mapa plano, tiene sentido. “Es por mucho la manera más corta de llegar”, dice Robinson.

La persistencia en la memoria

Ninguno de estos conceptos erróneos podría sorprender a un estudiante en su primer día de clases de geografía, pero una vez que sabemos la verdad, los errores en nuestros mapas mentales tienden a persistir. Una de las razones para esto podría ser que nuestra concepción del mundo es básicamente un resumen de la geografía, dice el cartógrafo Dylan Moriarty, quien es un diseñador en el Wall Street Journal. El mapa mental es una simplificación, igual que el mapa del subterráneo de Nueva York, dice. “La aproximación es más útil y práctica”

Nuestros mapas mentales son usualmente simplificaciones de la geografía real y la localización relativa de las cosas, muy parecido al mapa del subterráneo de Nueva York

Nuestra experiencia física del mundo juega un papel también, dice Robinson. “Creo que hay que hacer algo con los límites de nuestra percepción observable del espacio y el tiempo, y el hecho de que estamos irrumpiendo de forma continua con tecnología y métodos de transporte y cosas que comprimen estos elementos y los hacen no importantes”

Cualquiera que sea la razón, estos errores de los mapas mentales son tan persuasivos e insistentes que incluso los profesionales los tienen. En un estudio de 1985 acerca de los mapas mentales se encontró que geógrafos tenían los mismos errores de conceptos de las posiciones relativas en latitud de las ciudades de EEUU y Europa como cualquier persona más.

Cartógrafos no son inmunes tampoco. La “Estecidad” de América del Sur aún sorprende a Nelson a veces. “Yo realmente lo miro de nuevo en un mapa y es como: ¿Es en realidad así?” dice, “De seguro que si”

Este articulo ha sido traducido y adaptado del articulo original “Why your mental map of the world is (probably) wrong” el cual puede consultarse dando click en el título anterior


Otras entradas que te pueden interesar:


ELLOS YA CONFÍAN EN NUESTRA EXPERIENCIA Y CALIDAD

DEJANOS TUS COMENTARIOS Y SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

Facebook Comments
Compartir: